Publicidad:
La Coctelera

Categoría: Articulos

Quiero saber quien es mi padre

Quiero saber quién es mi padre

La nueva ley de adopciones recoge el derecho del niño a indagar en su origen biológico - La búsqueda puede llegar a los donantes de semen

Fuente: http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Quiero/
saber/quien/padre/elpepisoc/20080317elpepisoc_2/Tes?print=1

SUSANA PÉREZ DE PABLOS 17/03/2008

¿Tienen derecho todas las personas a conocer la identidad de sus padres biológicos, sean adoptados, criados en una institución, concebidos gracias a un donante de semen o de óvulos o incluso las personas nacidas gracias a un útero alquilado, una opción ilegal en España pero admitida en algunos estados norteamericanos? La clave de esta respuesta está en el hijo.

¿Tienen derecho todas las personas a conocer la identidad de sus padres biológicos, sean adoptados, criados en una institución, concebidos gracias a un donante de semen o de óvulos o incluso las personas nacidas gracias a un útero alquilado, una opción ilegal en España pero admitida en algunos estados norteamericanos? La clave de esta respuesta está en el hijo. Frente a las antiguas leyes que protegían ante todo la voluntad de los padres, por las herencias o la presión social, las legislaciones modernas anteponen por encima de todo el derecho del niño a conocer a su padre o a su madre, haya sido adoptado, concebido gracias al semen de un donante y sea cual sea el país de origen de sus padres. En España, la Ley de Adopción Internacional ha concedido este derecho a todos los adoptados una vez que cumplan 18 años, lo que, según los juristas, abre la posibilidad de que las demás personas que no conocen sus orígenes puedan solicitarlo a un juez o incluso de que se plantee en el futuro un cambio de la legislación para eliminar, por ejemplo, el anonimato en las donaciones de semen o de óvulos.

En España, la donación de semen y de óvulos es secreta y todos los datos del donante los guarda el centro de reproducción asistida. Pero ya no lo es en países como el Reino Unido o Suecia y en algunos estados norteamericanos. Aparte de constituir un derecho de la persona el saber quiénes son sus padres, otra cuestión que inclina la balanza hacia la transparencia son los avances científicos. La investigación con células madre permite, por ejemplo, concebir hijos para usar la sangre del cordón umbilical para salvar a un hermano y sus avances harían posible avisar a un familiar de una enfermedad genética tratable antes de que se desarrolle en él o en sus hijos. Se abre así un mundo nuevo en la medicina en el que el conocimiento de los orígenes biológicos puede ser clave para salvar vidas. Además, ¿no deber ser también una opción individual reconstruir la vida que se tiene si así se desea? Muchas personas necesitan conocer más de su pasado cuando llegan a un momento clave de su vida. El derecho a poder hacerlo es indiscutible para muchos expertos, pero esta búsqueda supone tomar un camino que conduce a un destino plagado de incertidumbres y, en muchos casos, de problemas.

Una vez localizados los padres biológicos, ¿qué pasa si éstos no están dispuestos a ser encontrados? ¿No tienen derecho a que se proteja su anonimato?

Los acuerdos internacionales son claros y la legislación española ha ido adaptándose a ellos. España ratificó en 1990 la Convención sobre los Derechos del Niño de Naciones Unidas, que establece el "derecho, en la medida de lo posible, a conocer a sus padres y a ser cuidado por ellos". Este principio es el que se ha aplicado en la Ley de Adopción Internacional, aprobada el pasado 28 de diciembre. "Tendrán derecho a conocer los datos que sobre sus orígenes obren en poder de las Entidades Públicas españolas, sin perjuicio de las limitaciones que pudieran derivarse de la legislación de los países de que provengan los menores", reza la norma.

Aunque -como recuerda Pilar Blanco-Morales, directora general de Registros y Notariados del Ministerio de Justicia, que ha coordinado el proceso de elaboración de esta ley- este derecho ya estaba reconocido para los adoptados dentro de España en el Código Civil y en el derecho propio de algunas comunidades autónomas. "Esta ley complementa algo que ya existía, es muy respetuosa con los procesos que se deben seguir y recoge todos los estándares de protección del menor", explica la jurista.

Pero el reconocimiento de este derecho de los adoptados puede ser sólo el principio para su generalización a toda persona que quiera conocer sus orígenes, como defiende Naciones Unidas. Algunos juristas ven probable que pueda ampliarse ese derecho en España, algo que buena parte de los psicólogos ven razonable siempre que se haga a iniciativa del interesado y con la ayuda de un mediador profesional, pero que los especialistas en reproducción asistida consideran problemático. Éstos advierten de las dificultades que provocaría el eliminar el anonimato de las donaciones de semen y óvulos.

Uno de los principales expertos en derecho de familia, Luis Zarraluqui, recuerda que "el principio universal que ha de regir esta actuación es el interés del menor". Y recuerda el derecho de éste a saber su origen, por ejemplo, a conocer "que es adoptado y que sus padres no lo son biológicamente". Zarraluqui añade que no hay que olvidar que a menudo la identidad de los padres biológicos es desconocida.

Pilar Blanco-Morales, catedrática de Derecho Internacional Privado, lo ve así: "La medicina del futuro no va a ser de los medicamentos sino de la biología, de la genética. Cuestiones como la investigación con células madre o la conservación de los cordones umbilicales harán cambiar todo. Aunque la ley garantiza el anonimato de los donantes, no descarto que llegue el momento en el que alguien lo reclame en los tribunales o en el que la legislación española cambie de principio".

La Ley de Reproducción Asistida, de 2006, sólo permite "excepcionalmente" revelar la identidad de los donantes si hay "peligro cierto para la vida o la salud del hijo". "En algunos países nórdicos permitieron que se conociera su identidad y se quedaron sin ellos, es muy negativo para la reproducción asistida", advierte el presidente de la Sociedad Española de Fertilidad y jefe del servicio de Medicina de la Reproducción del Instituto Universitario Dexeus, Buenaventura Coroleu. "Si España se plantea cambiar esto, tendría primero que discutirlo un grupo multidisciplinar para analizar los beneficios y perjuicios desde el punto de vista psicológico, médico o ético", añade.

Tiene una opinión en el mismo sentido el codirector del Instituto Valenciano de Infertilidad, Juan Antonio García Velasco: "Ya analizamos el impacto que esto podría tener en el sur de Europa y vimos que era brutal. Yo creo que es difícil que aquí se abra la legislación, sea bueno o no para el niño, porque vemos todos los días cómo muchas parejas no le dicen ni a su hijo ni a sus familiares cercanos que el niño ha sido concebido gracias a un donante de semen o de óvulos. La presión social es tremenda".

En España nacen alrededor de 15.000 personas gracias a las técnicas de reproducción asistida y se producen unas 1.300 gestaciones por inseminación artificial de un donante. Pero estos datos son aproximados, al no existir registro de donantes ni de centros.

En el caso de las personas adoptadas, la búsqueda de sus orígenes tiene muchas veces el plus del sentimiento de abandono e incluso el del maltrato. Esto hace que puedan tener más inquietud por encontrar a los padres biológicos. En España se adoptan cada año cerca de 4.500 niños de países extranjeros y 800 españoles.

El catedrático de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universidad de Sevilla, Jesús Palacios, especialista en adopción y acogimiento, dice que "todo lo que afecta a la identidad de las personas forma parte de su derecho y esa información debe darse en el momento y en la forma adecuada, sin hacer daño a la persona y ofreciéndole ayuda".

Palacios explica que lo crucial es la mediación. Si hay una colisión de intereses, el mediador debe ocuparse. "Lo ideal es que la gente no se lance a la aventura, porque la otra persona puede no querer ser encontrada. También es común que decidan buscar sus orígenes cuando les pasa algo importante en su vida, como cuando tienen un hijo o se les detecta una enfermedad".

Palacios explica que se dan dos tipos de búsquedas, una interna y otra externa. La interna empieza a los 8 o 9 años, edad a la que se plantean por qué le adoptaron, si se acordarán de él o por qué no buscaron trabajo para poder mantenerle. Este especialista insiste en que la calidad de la comunicación con el hijo sobre este tema es crucial. "Es bueno que el niño sepa que la adopción es algo de lo que se puede hablar y preguntar en su casa, con independencia de la cantidad de información que se tenga o se le pueda dar en cada momento". A los 13 o 14 años repunta la curiosidad. A estas edades se plantean, por ejemplo, la hipótesis de qué hubiera pasado, cómo habría sido su vida si hubiera crecido con sus padres biológicos. Pero Palacios dice que, según su experiencia, la mayor parte de los adolescentes "se tranquilizan cuando se les asegura que se les va a ayudar y entonces la mayoría lo posponen".

La segunda búsqueda es la externa, la decisión de intentar localizarlos y conocerlos. En países como Estados Unidos hay empresas que se dedican a estas búsquedas, muchas de las cuales se anuncian en Internet, pero en España no ha surgido este tipo de negocio porque el sistema de adopciones es público.

Las personas adoptadas pueden pedir ayuda en los servicios de postadopción de las comunidades, que cuentan con equipos multidisciplinares de trabajadores sociales, psicólogos y asesores jurídicos. De los adoptados que atienden en estos servicios, sólo alrededor del 25% o el 30% acuden para buscar sus orígenes y de ellos el porcentaje que acaba poniéndose en contacto con ellos raramente supera el 15%.

"La mayoría de los que buscan sus orígenes en la actualidad han sido adoptadas en España, los que proceden del extranjero son aún pequeños. Pero sabemos, por la experiencia de otros países, como Suecia, que aumentarán estas búsquedas", explica el psicólogo y coordinador del Servicio de Postadopción de Andalucía oriental, Daniel Soto. Su programa de búsqueda de orígenes lleva cuatro años durante los cuales han atendido unos 110 casos. En Andalucía hay 8.000 familias adoptivas.

"Lo que quiere la mayoría es conocer su historia. En un primer paso se busca información, lo que no implica que ambas partes se identifiquen", explica Soto. Es un contacto mediado y se quedan en él la mitad de las personas que inician esta búsqueda. "Al segundo paso llegan alrededor del 15% de los que acuden al programa. La mayoría tiene entre 18 y 30 años y más que a su madre o padre biológico buscan hermanos de los que a menudo tienen algún recuerdo". Daniel Soto dice que para el adoptado es menos complejo buscar hermanos porque los consideran salvaguardados de cualquier tipo de responsabilidad de lo que pasó.

Asha Miró: “Adoptar a Komal es retomar la oportunidad que yo misma tuve”

Fuente:http://www.diezminutos.orange.es/carticulos/194549.html

La escritora acaba de publicar su nueva novela, “Rastros de
Sándalo”, en la que habla del mestizaje y la adopción en primera persona, ya que
ella ha adoptado a Komal, una niña india de seis años.


Siempre ha sido una mujer inquieta y trabajadora. A su trabajo en el
Ayuntamiento de Barcelona, se le añade el de presentar el programa “Continuará”
de TVE-Catalunya, la inauguración de un restaurante de comida india y, ahora, la
reciente publicación de “Rastros de sándalo” (Planeta/ Columna), una novela que
ha tardado cuatro años en finalizar y que ha escrito a cuatro manos con Anna
Soler-Pont. Pero lo que le quita el sueño a Asha es un proyecto de otro tipo: su
transformación en madre con la adopción de Komal, una niña india de seis años a
la que puede abrazar desde el domingo 27 de mayo. Además, para la escritora de
origen indio esta adopción le recuerda a sí misma, porque ella fue adoptada a
los siete años por una pareja catalana. “Tener a Komal representa retomar la
oportunidad que yo misma tuve”, dice.

-El libro lleva una pequeña crítica a la adopción, ¿verdad?

-Una crítica a los padres que adoptan pensando que sus hijos tienen
que ser perfectos. Los niños no son perfectos. Tú adoptas, pero también el niño
te adopta a ti; es mutuo. Espero que, gracias al libro, la gente entienda las
sensaciones que pueden tener unos niños que luchan por sobrevivir.

-Tú siempre has estado muy involucrada en causas
solidarias.
-La vida es un regalo y creo que hay que devolver lo que
te dan. He recibido mucho de gente que me ha dedicado tiempo y cariño y si puedo
ayudar, lo hago. Creo que vale la pena dar tu tiempo. Supongo que esta actitud
viene dada por la vida que he tenido.

-Por una infancia
dura…
-Sí. De pequeña, toqué fondo. Y el hacerlo, te da más fuerza
para luchar y superar las cosas. He tenido una segunda oportunidad. No puedes
simplemente dejarte llevar. Debes ser tú quien domina tu vida y quien la lleva
por el camino que quiere.

-¿Cuál es tu mayor
ilusión?
-Ser madre. Las pasadas navidades escribí la carta a los
Reyes magos con ese deseo y se ha cumplido con Komal.

-¡Felicidades! Vaya cambio...
-Lo sé... Es un reto. De todas
formas, no soy novata; en verano acogí a una niña saharaui. Fue como una prueba.

-¿Siempre habías tenido en mente la idea de
adoptar?
-Sí. Hace años me dieron la oportunidad de tener una vida
digna y ahora lo hago yo con otra persona. Estoy pasando el turno a otra niña.
Cuando estuve en la India hace tres años, mi hermana biológica me pidió que
adoptara a mi sobrina, pero en ese momento no me sentía preparada. Me pilló por
sorpresa. Sin embargo, no dejé de pensar en ello.

-¿Qué ha
cambiado en tu vida para tomar esa decisión?
-Simplemente, que ahora
me veo con capacidad. Tengo pareja, pero esto lo hago sola; yo he hecho los
trámites y yo adopto. Me hace mucha ilusión.

-¿Y cómo es tu
hija?
-Komal significa suave y dulce y ella es así. ¡Es tan bonita!
Y espero que sea un poco gamberra (ríe). Yo lo fui de pequeña y prefiero una
niña así a una que sea tranquila. Le diré que tiene unos padres y una hermana en
la India. Cuando sea mayor podrá decidir si quiere quedarse aquí como yo o si
prefiere volver para reencontrarse con sus raíces.


Artículo: No sin mi hijo. Frenazo a las adopciones.

Podeis leer el siguiente articulo publicado en varios dominicales nacionales ayer dia 20 de mayo 2007 (domingo).
http://www.xlsemanal.com/web/articulo.php?id=16197&id_edicion=2067

Adopciones especiales en Meniños: Fundación para la Infancia.

Fuente: www.meninos.org

Me parece una labor muy interesante la que realiza esta Fundación ya que además de trabajar con otras areas relacionadas con la infancia, trata también de las adopciones especiales.
Que es una adopción especial?
Son menores que poseen algunas características que hacen más dificil encontrarles una familia como:
- Niños mayores de ocho años de edad.
- Pertenecen a grupos de hermanos.
- Tienen alguna enfermedad o discapacidad.
- Son de culturas minoritarias.
- Tienen cualquier otra circunstancia que pueda dificultar su adopción.
Quienes son?
Meniños, Fundación para a Infancia es una entidad de acción social sin ánimo de lucro especializada en el ámbito de la infancia y la adolescencia, con un trabajo orientado a garantizar el derecho a vivir en familia.

Desde 1996, nos esforzamos para que cada uno de los niños y niñas que viven en situación de dificultad social puedan ejercer su derecho a crecer en una familia.
En la actualidad, más de 90 profesionales y alrededor de 50 voluntarios trabajamos en los programas de prevención e intervención en las sedes de Galicia, Asturias y Madrid.

Gracias al apoyo de muchas personas, familias, instituciones y empresas,el equipo de voluntarios y profesionales de Meniños nos ponemos como objetivo conseguir que cada niño encuentre el afecto y la seguridad que solo le puede proporcionar un entorno familiar.

Que hacen en cuanto a adopciones especiales? (si veis su web vereis que llevan a cabo más programas relacionados con la infancia)

Algunos niños, niñas y adolescentes en disposición de ser acogidos o adoptados, dificilmente encontrarán una familia acogedora o adoptiva por diversos motivos: porque tienen más de 8 años, porque son varios hermanos, porque padecen alguna enfermedad o discapacidad, o porque pertenecen a minorías étnico-culturales.
Meniños realiza campañas de búsqueda de familias acogedoras; informa a las familias interesadas en acoger o adoptar a estos niños, niñas y adolescentes; lleva a cabo sesiones de preparación, apoyo, orientación; y acompaña durante todo el proceso a la familia.
Destinatarios
Niños, niñas y adolescentes que se encuentran residiendo en centros y que están en disposición de ser acogidos y/o adoptados, pero que tienen una mayor dificultad para encontrar una familia debido a las características antes mencionadas.

Familias que, previa realización del correspondiente informe de idoneidad, se encuentran en disposición de acoger y/o adoptar a los niños/as destinatarios de este programa.
Localización territorial
Comunidad Autónoma de Madrid y Principado de Asturias

Programa
- Comunidad de Madrid. Instituto Madrileño del Menor y la Familia y Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. Conveniado con Meniños desde 1999.
- Principado de Asturias. Instituto Asturiano de Atención a la Infancia, Familia y Adolescencia. Conveniado con Meniños desde 2000.
Fundación Meniños:
teléfono: 902 22 07 07

comunicacion@meninos.org

Artículo: Mamá, te estoy buscando (Guatemala)

Fuente:http://www.elperiodico.com.gt/es/20070506/actualidad/39322/
De los más de 30 mil niños que han sido adoptados en Guatemala desde finales de los setenta, cientos de ellos comienzan a interesarse por conocer sus orígenes. Muchas cosas pueden surgir de esos intentos. Desde uniones emotivas hasta interrogantes que durarán toda la vida.

Paola Hurtado /elPeriódico

redaccion@elperiodico.com.gt

El muchacho de la foto se llama Diego Van Huffel. Tiene 24 años, trabaja en la construcción y vive en un suburbio de París llamado Ris Orangis. No habla español y nunca ha visitado América, pero desde niño ha sabido que fue adoptado en Guatemala, cuando tenía un año y medio.

Se lo contaron sus propios padres, una pareja de franceses que en 1984 lo adoptó a él y a Agnes, una niña recién nacida. La mamá biológica, le contaron, trabajaba como prostituta y no podía mantenerlos. Y esa versión le bastó hasta hace un par de años, cuando el joven quiso indagar más sobre sus orígenes. Se propuso conocer a su mamá guatemalteca, ver si se parecía a ella y preguntarle por qué lo había dado en adopción. Pero la verdad es que no le ha ido bien en la búsqueda.

Con el acta de su adopción en mano, en donde aparecen los datos generales de su mamá, Diego trató de localizarla en internet sin éxito. Luego, buscó a guatemaltecos por medio del Skype (red de telefonía por internet) que hablaran francés. Y sí, encontró a varios, pero en cuanto les pidió ayuda, dejaron de responder la llamada. Fue hasta hace dos meses que contactó a Lucía, una guatemalteca que lo ha ayudado a descubrir algunas cosas, aunque no muy agradables.

Lucía fue a buscar a la madre natural de Diego a una dirección en la zona 1 que resultó ser falsa. La mujer, que ahora tendría 47 años, tampoco vive en la casa que reportó en la municipalidad. Y la abogada que hizo el trámite está muerta.

Los padres de Diego nunca vinieron a Guatemala. Ellos realizaron la adopción a través de una asociación belga que ya no existe y nombraron a una apoderada aquí, tal y como lo sugirió la notaria. Los niños les llegaron en un avión, luego de que pagaron US$3 mil por cada uno. La pareja de franceses confió en la legalidad del proceso porque sus hijos provenían de un orfanato público, a cargo de Ofelia de Gamas, la cuñada del entonces jefe de estado, Óscar Mejía Víctores.

“Es posible que seas un niño de la guerra, arrebatado de tu madre, que quizás esté muerta o desaparecida, “¿estás dispuesto a lidiar con esto?”, le hizo ver Lucía por el Skype. Y Diego le aseguró estar listo para saber la verdad, sea cual sea. Aunque su hermana le insiste en que son franceses y punto, el muchacho se hizo miembro de la asociación parisina “Voces de los Adoptados”, en donde hay diez guatemaltecos que también buscan sus orígenes, y aceptó que su caso ingrese a la lista de la Liga de Higiene Mental de niños desaparecidos durante el conflicto armado interno.

Puede ser una búsqueda larga y poco fructífera, le advirtieron. Pero él está dispuesto.

Busco buscador

Guatemala, Kazajastán, Vietnam y Etiopía son los que encabezan el pelotón de países en donde las adopciones van en aumento y que más niños entregan a hogares extranjeros.

Pero las adopciones aquí son relativamente recientes. Se realizan desde 1965, cuando entró en vigencia el Código Civil. Y fue a partir de 1978 cuando se emitió la Ley de Tramitación Notarial Voluntaria, que los abogados pudieron llevar a cabo estas gestiones, entre otros procedimientos que antes solo podía realizar un juez. La normativa incentivó las adopciones internacionales.

Los registros de la Procuraduría General de la Nación (PGN) dan cuenta que desde 1997 a febrero de 2007, se han dado en adopción 26 mil 954 niños. De ellos, solo 657 se quedaron en Guatemala y el resto está disperso en 39 países; el 84 por ciento, en Estados Unidos.

El porcentaje de personas adoptadas que comienzan una búsqueda de sus parientes biológicos pareciera ir en aumento. La organización estadounidense Child Welfare Information Gateway señala que, en Estados Unidos, el 50 por ciento de los adoptados indagan sobre sus orígenes en algún momento de su vida.

Tanto los hijos adoptados como sus padres adoptivos se están interesando más por saber en dónde vive la familia biológica (principalmente la madre, que en la mayoría de casos hace el trámite sola), cómo es, si tiene otros hijos y si están bien. Quieren saber si hay parecidos físicos y si padecen enfermedades importantes. Sienten una intensa necesidad de saber por qué los entregaron y bajo qué condiciones.

Pero, una vez tomada esta decisión y sabiendo que sus raíces están en Guatemala, ¿cómo hacen para averiguar sus orígenes? El punto de partida es el acta de su adopción en donde figura el nombre de la mujer que los dio a luz y su estudio socioeconómico. Estos documentos siempre quedan en manos de las familias adoptivas y, en la mayoría de casos, los abogados guardan una copia.

Algunos adoptados y/o sus padres optan por contactar al notario para que los ayude. Fernando Linares Beltranena, abogado penalista que realizó adopciones desde principios de los ochenta, cuenta que en este tiempo le han hecho unas 25 solicitudes de este tipo.

Los resultados fueron diversos. Así como se puede localizar a la madre natural en la misma dirección que reportó cuando entregó al niño, puede suceder que no haya dejado rastros, explica. Se trata de mujeres casi siempre de escasos recursos, que no manejan tarjeta de crédito, no tienen propiedades, no aparecen en la guía telefónica. No se pueden poner avisos en internet ni en los periódicos porque no tienen acceso a esos medios. “Encontrar a una persona pobre en Guatemala es más difícil que la aguja en un pajar”, compara.

Hay, incluso, casos en los que se descubre que la mujer era originaria de otro país centroamericano y que su cédula guatemalteca y su nombre, eran falsos.

Jorge Carrillo, abogado de familia que también ha hecho alrededor de 25 búsquedas, considera que si no se encuentra a la mujer, casi siempre se puede localizar a sus familiares a través de la cédula, aun cuando vivan en aldeas recónditas. Lo cierto es que hay que tener mucho tacto en estas búsquedas, subraya, sobre todo porque se desconoce en qué circunstancias la mujer dio a su hijo.

Podría ser que su familia nunca lo supo o que esté casada con el que no es el padre del niño.
A menudo es complicado encontrar a las madres biológicas, coincide una persona que desde hace ocho años realiza este trabajo de forma independiente (y que pide que no se mencione su nombre en este artículo) para familias adoptivas que la contactan desde el extranjero. En total, ha hecho 300 búsquedas y aunque solo en 50 casos no ha tenido éxito, en el resto, dice, ha recorrido el país en carro, canoa, caballo, a pie.

Las búsquedas que realiza corresponden a adopciones que sucedieron hace menos de diez años. Una vez establecido el contacto, este buscador motiva el intercambio de cartas y fotografías entre la familia adoptiva de su hijo y la madre guatemalteca. Del extranjero vienen emotivas líneas que él traduce y se encarga de leerle a las destinatarias, en su mayoría analfabetas. “Recuerdo el caso de una mujer que aceptó que la fotografiara para que su hijo la conociera”, relata. “Corrió a buscar un peine, pero no lo encontró en su pequeña covacha. Entonces, se lavó los pies. Era su forma de arreglarse para que su hijo la viera bien”.

Cuando ven las fotografías de sus hijos y escuchan sus mensajes, las mujeres, además de llorar, conmocionarse, sentir vergüenza y alegría mezcladas, les cuesta creer que un hijo suyo, que vive en Estados Unidos, Inglaterra o un país lejano en donde hay gente rubia y que habla inglés, y que va a un colegio y tiene una casa bonita, esté interesado en ellas, cuenta.

Los reencuentros son escenas de película: un muchacho alto y fornido con un corte de pelo moderno, abrazando a una mujer bajita de trenza a la cintura que tiene la misma forma de sus ojos, los dos llorando, pero sin poder comunicarse porque no hablan el mismo idioma.

La mayoría de encuentros producen relaciones duraderas, cuenta este buscador. La comunicación sigue fluyendo a través de cartas y eventuales visitas del hijo separado. Generalmente, la unión le aporta cosas positivas a las familias. Después de conocer a su madre, una joven que reside en Europa descubrió por qué tiene esa extraña fascinación por cantar mientras se ducha. “Tu madre hace exactamente lo mismo”, le admitió su abuela biológica.

Otra madre guatemalteca, al ver a su guapa hija convertida en una universitaria, le confesó a su buscador: “desde que la di no había tenido una noche tranquila, pensando qué había sido de ella. Desde hoy voy a dormir con paz”.

De las 300 búsquedas que ha realizado esta persona, solo en 9 las madres biológicas rechazaron establecer un contacto con el hijo lejano. Del lado de los extranjeros, en la tercera parte de las ocasiones no desean conocer a los familiares guatemaltecos, sino solo saber quiénes son y su contexto.

“Elsa, este es Dakota”

La adopción no es solo el proceso de que un niño cambie de padres, sino que dura toda la vida”, hace ver Daniel Lauer, director de programas para América Latina de Holt International, una agencia que realiza adopciones de niños abandonados en Guatemala, que han sido referidos a su orfanatorio por un juzgado de menores.

Holt International tiene como política proveerle al adoptado mayor de 18 años toda la información que disponga sobre su caso y su familia biológica. Aunque todos los niños han sido abandonados, en la mayoría de casos se puede determinar la procedencia de su madre, para que el chico la busque por su cuenta.

Pero en los 22 años que tiene Holt de operar en Guatemala y las 130 adopciones realizadas, ningún adoptado ha querido buscar a su progenitora. “Esperaríamos que sí suceda porque es algo muy importante para sus vidas y su sentido de identidad, siempre y cuando también se respete la privacidad de la familia biológica, que podría no querer establecer el encuentro”, agrega.

Cuando son los padres biológicos los que se interesan por buscar a sus hijos dados en adopción (la madre, generalmente), el proceso está más condicionado, explican los abogados guatemaltecos entrevistados. Dado que la madre renuncia a la patria potestad del niño, depende de que él y sus padres adoptivos quieran verla.

Los padres de Dakota Dean Cox siempre le han hecho saber que él es un niño con raíces guatemaltecas. Su casa en Missuri, Estados Unidos, está repleta de artesanías, y al niño de 6 años le leen todas las noches un libro con imágenes de Guatemala.

Carey Dean, su madre, ha intentado contactar al abogado que hizo el trámite de adopción en 2001, pero no consigue que le responda los correos electrónicos. A través del sitio electrónico de subastas por internet ebay, conoció a una guatemalteca que la ayudó a contactar a la mujer que cuidó a su hijo mientras concluía el proceso, quien a su vez podría apoyarla para encontrar a Elsa, la madre biológica de Dakota.

Su propósito, dice Carey, es que Elsa sepa cuánto quieren y cuidan a Dakota (o Jorge Luis Pérez López, según el acta de nacimiento), que es abanderado en su colegio y un niño encantador. Y por el lado de Dakota, que pueda conocer sobre sus orígenes y a sus dos hermanos guatemaltecos. “Ojalá Elsa pueda ver esta foto para que esté tranquila y sepa el gran regalo que nos ha hecho”, dice Carey.

Convocatoria de apoyo a la familia de Piedad.

PRODENI

CONVOCATORIA MAÑANA, VIERNES 4 DE MAYO, EN APOYO DE LA NIÑA PIEDAD

Amigos, familiares y entidades solidarios con la niña PIEDAD,

CONVOCAN concentraciones pacíficas y silenciosas, mañana, viernes, 4 de Mayo, a las 12 horas en la ciudad de Santa Cruz de Tenerife y en la ciudad de Las Palmas.

En Tenerife, frente a la Dirección General de Protección del Menor y la Familia (Edificio Príncipe Felipe)

En Las Palmas, ante la sede de la Audiencia Provincial

Como acto de apoyo a PIEDAD y rechazo por la medidas desmesuradas y traumáticas que se han producido a lo largo de un procedimiento donde la menor ha sido ignorada y se han vulnerado todos sus derechos.

Link a un video sobre el libro "Mariposas: sentimientos y realidad de una madre adoptiva"

De Susana Ramos acerca de la adopción de su hijo Iván en Rusia.
http://www.youtube.com/watch?v=qhu1GEeehFI

Noticia: Piedad

EN UN DURO COMUNICADO LA DIRECCIÓN GENERAL DE PROTECCIÓN DEL MENOR Y LA FAMILIA DEL GOBIERNO CANARIO ARREMETE CONTRA LA FAMILIA ACOGEDORA DE PIEDAD ADVIRTIÉNDOLES QUE EN LOS PRÓXIMOS DÍAS PROCEDERÁ A LLEVÁRSELA A LA FUERZA PARA SU INTERNAMIENTO PERMANENTE EN UN CENTRO DE MENORES

22 de Abril 2007

Sorprendentemente, los responsables de menores del Gobierno Canario, arremeten en un duro y frío escrito entregado el pasado viernes, contra los padres acogedores de PIEDAD, acusándola incluso de que pueden estar sometiéndola a un maltrato emocional. Advierten también que procederán por la fuerza a llevársela en los próximos días para ingresarla de forma permanente en un centro, desdiciéndose de anteriores comunicados que hablaban de un internamiento de dos horas diarias con el fin de no producirle daños.

Si hasta el momento el Gobierno Canario ofreció ante la opinión pública una apariencia de apoyo para evitar sufrimiento en la menor, informando hace tres días en los medios de la presentación de un recurso de Amparo al Constitucional en contra del auto de la Audiencia Provincial de Tenerife, no cabe duda de que ahora presenta una cara bien distinta, pues además de avisar de que se la va a llevar utilizando la fuerza pública, advierte que el acogimiento será permanente y que ya se estudiará si conviene que en el centro de menores reciba las visitas de los que ahora son sus padres y familia, en una clara alusión de que se van a cortar las relaciones con PIEDAD, condenando evidentemente a la niña.

PRODENI considera brutales e injustas las medidas que se imponen a la niña, tanto desde la Audiencia Provincial de Las Palmas, como ahora desde el Gobierno Canario, con la circunstancia agravante de los problemas de salud que padece, derivados de una determinada patología cerebral que los médicos diagnostican: “epilepsia con crisis generalizadas, crisis de ausencia psicomotoras, crisis atónitas…” tras una exhaustiva exploración neurológica que precisamente se le vino haciendo estos días, como bien sabe el Gobierno Canario. Una patología que debe seguir siendo tratada y estudiada, debiendo mantener a la niña en un ambiente de total normalidad, pues por dictamen médico se señala que, además de que debe estar continuamente medicada, hay que evitarle cualquier tensión, perturbación o cambio en su vida, dado el grave riesgo que padece de sufrir un colapso general derivado de un más que probable edema cerebral si no se la mantiene en un estado de normalidad y tranquilidad.

AUDIENCIA PROVINCIAL

Los magistrados de la Audiencia Provincial de Tenerife imponen el internamiento de PIEDAD en un centro de menores por su bien, se supone que para mejorar su vida, para que encuentre felicidad y equilibrio, para que goce de la plenitud de todos sus derechos, pues si no, no se entendería eso de que se la interna por su bien. Lo que sucede es que para ello le suprimen todo lo que actualmente tiene, que es precisamente: Una mejor vida de la que tenía, la felicidad, el equilibrio y el goce pleno de todos sus derechos. Realmente sorprendente y perturbador.

PIEDAD tuvo un pasado de unos tres años de abandono familiar y de internamiento en dos centros de menores con una grave involución en su equilibrio y su salud. Por eso fue derivada a su actual familia que le dio la paz y la estabilidad que ahora tiene. Sin embargo, los magistrados de la Audiencia aluden a los sagrados derechos de la menor para quitarle lo que ella más quiere y necesita, terrible y patética contradicción que no se sostiene jurídicamente por muchos lados que se mire. Hablan de que vuelva a la situación anterior (internamiento en centro) para que permanezca equidistante de la madre biológica y de los padres acogedores mientras el pleito se dilucida.

Para ello se la priva de sus derechos fundamentales, del afecto, del cariño… borrando de un plumazo su paisaje, su querido entorno, en el que los objetos materiales, su cuarto, el gatito, las personas que conoce… todo… desaparecerá, pretendiendo en la Audiencia Provincial que la pobre inocente haga en su cerebro borrón y cuenta nueva, en busca de una hipotética felicidad que pretenden construir sobre las ruinas de lo que ahora se le arrebata y se le destruye.

Si nos atenemos a nuestro actual ordenamiento jurídico en derechos del niño, tal estado de cosas nos repugna y conmueve. Nos repugna una acción judicial injusta e ilegal que atropella esos mismos derechos que apela sagrados de la niña. Y nos conmueve su vulnerabilidad, indefensión y sufrimiento. Si nada lo remedia, las consecuencias de una actuación tan injusta y desmesurada como la que se anuncia podrán llegar a ser devastadoras para su salud y supervivencia.

POR PIEDAD, DEJEN VIVIR A PIEDAD

José Luis Calvo

Portavoz de PRODENI